Autonomía

Podríamos definir la autonomía como la capacidad que una persona posee para realizar actividades sin ayuda de los demás. Todos comprendemos la importancia de fomentar y potenciar el desarrollo y adquisición de dicha autonomía en los niños pequeños pero, muchas veces, debido a las prisas, por ejemplo, o a un afán de protección, tendemos a hacerles las cosas pensando que ya tendrán tiempo de aprender más tarde. Y otras veces, debido a las respuestas de los niños del tipo “yo no puedo” o “yo no sé”, tendemos a hacerles las cosas. O peor aún: se las hacemos porque pensamos que debido a su discapacidad les costará demasiado o no serán capaces de hacerlas. Pero, ¿no sería mejor pensar en la satisfacción que ellos (y desde luego, nosotros) sentiríamos al conseguirlo?

Para que el niño practique y adquiera comportamientos básicos para la vida cotidiana (como abrocharse un abrigo, subirse solo los pantalones, cortar un filete o incluso comer con cuchara sin que se le derrame la sopa) es beneficioso aprovechar el deseo espontáneo del pequeño, ayudándole si es necesario, pero dejándole continuar con la acción.

Claro que para algunos de nuestros niños resultará prácticamente imposible hacer algunas cosas y, desde luego, muchas otras las realizarán de forma muy diferente a como las hacemos los demás, pero debemos ayudarle siempre a ser lo más independiente posible dentro de sus posibilidades. Al hacer las cosas solo adquiere seguridad y confianza y se manifestará en una actitud confiada y alegre ante la vida. Esta fase del desarrollo de un niño dura más o menos dos años, pero, debido a su discapacidad (o mejor dicho, a su capacidad diferente), lo más probable es que dure más en el caso de los nuestros. Aún así, debemos armarnos de paciencia y darles, siempre que nos sea posible, la oportunidad de practicar. No hay mejor forma de aprender a dominar la cuchara que utilizándola.

Experimentar fomenta la iniciativa del niño y despierta su creatividad. Los niños a los que se les deja hacer muchas cosas por su cuenta desarrollan la capacidad de perseverancia y de paciencia mejor que aquellos a quienes se les da prácticamente todo hecho. La razón es fácil de entender: desde pequeños sabrán que si son persistentes pueden ser capaces de conseguir aquello que desean. Y al contrario, a muchos niños a quienes se les coarta la voluntad de hacer cosas se sienten frustrados y no adquieren tanta confianza en sus capacidades. Lo que realmente les estimula es la experiencia de haber conseguido algo por ellos mismos.

Hace poco leí en un blog que la autonomía no es un conjunto de hábitos, sino un proceso de desarrollo de la personalidad. Es una capacidad de sentirse emocionalmente estable sin la presencia de los seres queridos. Tiene que ver con la seguridad en sí mismo, con la aceptación de las normas, con la capacidad de frustración y con la responsabilidad. Existen una serie de etapas por las que vamos pasando, aunque no todos al mismo tiempo ni de la misma manera. Es un proceso largo que es necesario conquistar lentamente, sin prisas y con mucha seguridad. Y es necesario que la familia ayude en esta liberación de la dependencia.

Aunque son ellos mismos quienes han de encontrar la forma de hacer las cosas que mejor se adapte a sus capacidades físicas, hemos querido reflejar aquí algunos útiles que podemos adquirir o fabricar para ayudarles en su día a día, favoreciendo de esta manera su autonomía.

Por favor, no dudéis en mandarnos vuestras experiencias para seguir mejorando entre todos.

 

Para ir a la página de Ayudas técnicas, pulsa aquí

 

Tema: Autonomía

Autonomía en el aseo personal

Celina 08.04.2014
Queríamos agradecerte tus recomendaciones y aunque ya las llevamos a la practica desde hace tiempo,tenemos que seguir practicando como tu bien dices,igualmente creemos que sería un tema importante a tratar en alguno de nuestros congresos,ya que creemos que aunque desde que nosotros asistimos no se haya comentado,creemos que es un problema para todos y los que tenéis hijos mayores podéis ayudarnos mucho a los que empezamos con el problema y a los que vienen detrás

Un saludo

¿como limpiarse despues de ir al baño?

Celina 16.01.2014
Soy la mama de Alejandro de 9 años y me gustaría saber si algunos padres con hijos ya mas mayores han pasado ya por esto y nos pudieran ayudar.Nosotros ya lo estamos intentando pero aparte de que el a veces no quiere colaborar vemos ó también le cuesta,si supieseis alguna técnica o truco agradeceríamos mucho vuestra colaboracion.

Re: ¿como limpiarse despues de ir al baño?

Clotilde 03.04.2014
Intento contestarte aunque con bastante retraso:este es un tema que no se suele comentar pero es en efecto un problema, en unos niños más que en otros en función de la longitud del tronco y del brazo de cada uno. Como todo lo que se proponen, la mayoría puede conseguirlo pero es verdad que no es algo que los motive y en lo que intenten poner atención.
A veces puede facilitar el resultado el uso de toallitas húmedas, puedes probar, y hay que buscar una postura que facilite el acceso, mejor encorvado que erguido, por ejemplo.

Tanto en este tema como en otros, como hacer lazadas, abrochar botones, etc, deberíamos intercambiar "técnicas" porque para unos resulta fácil alguna de estas actividades y para otros otras y suele ser cuestión de técnica y de mucha práctica.

Un abrazo.
Elementos: 1 - 3 de 3

Nuevo comentario

Recuerda seguir las normas establecidas para que sea más fácil para todos encontrar la información que estamos buscando y dar respuesta a los asuntos que ya conocemos.

Contacto

(also in English) apert.blog@gmail.com